“En la UACh se me abrieron los caminos para dedicarme a escribir”
Claudio Donoso:

“En la UACh se me abrieron los caminos para dedicarme a escribir”

Profesor Emérito de la Universidad Austral de Chile, experto en Ecología Forestal y Silvicultura, el exacadémico de la UACh ha sido inspiración para distintas generaciones de Ingenieros Forestales.

Luego de 17 años de su retiro como académico de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile, el Profesor Claudio Donoso continúa creando en la tranquilidad de su parcela Senderos del Bosque. Ha sido un período productivo, dice, mientras explica que su intención ahora es publicar una reedición del libro sobre Variación Intraespecífica en las Especies Arbóreas de Chile y Argentina. A pesar de algunas complicaciones en este proceso, asegura que este proyecto finalmente saldrá a la luz y será “contundente”.

Hitos de su vida profesional

Cuando mira hacia atrás, el Profesor Donoso piensa que uno de los sucesos más importantes en su carrera fue su traslado desde la Universidad de Chile a la Universidad Austral de la Chile. “Creo que eso fue muy importante en mi vida. Soy un profesor miembro de la Universidad de Chile, me siento orgulloso de ello, pero acá en la UACh se me abrieron los caminos para dedicarme a escribir, a producir en el ámbito forestal”.

Su contribución en este ámbito fue fundamental para la formación de Ingenieros Forestales. El establecimiento de la tipología forestal, fue uno de sus principales logros.

“Yo he sido el “hombre de los libros”. Creo que soy una de las personas que más ha publicado y pienso que eso ha sido muy importante para los estudiantes de Ingeniería Forestal. Ha creado de alguna manera, sobre todo en relación con el tema de bosque nativo, un sentido de unidad en el sector forestal”, comenta, mientras concluye que es este aspecto quizás el más relevante, ya que éstos son libros que los estudiantes han utilizado por distintas generaciones para su formación universitaria. En este sentido, recuerda haber estado muy satisfecho en ocasiones en que tuvo la oportunidad de conocer profesionales argentinos. “En Argentina valoran mucho los temas que tratan mis libros. Fue muy emocionante una ocasión en que durante una reunión con una persona del norte de ese país, conversando sobre mi primer libro, vi que se llevaron sus ojos de lágrimas”.

Una novedad para el país fue “Ecología forestal”, primer libro en Chile sobre este tema. Fue un acto pionero, admite, y explica que desde entonces la ecología forestal “comenzó a adquirir cuerpo. Esa publicación contiene toda la tipología forestal. En el ámbito de la ecología forestal básicamente fue una actividad pionera, ya que antes no se le daba mucha importancia a este tema. Cuando yo estudié en la Universidad de Chile simplemente no existía ecología forestal como asignatura, lo cual consideraba insólito. Entonces claro que en ese sentido la aparición del libro fue una novedad”.

“Las Especies Arbóreas de los Bosques Templados de Chile y Argentina. Autoecología”, “Árboles Nativos de Chile”, “Bosques Templados de Chile y Argentina”, “Variación Intraespecífica en las Especies Arbóreas de los Bosques Templados de Chile y Argentina”, son otros títulos de una larga lista de libros que demuestran su productividad. Como docente mantenía este mismo ritmo. En un momento de su carrera como académico, recuerda que tuvo 17 memorantes a su cargo, lo que significó largas jornadas de trabajo en la Universidad. También ocupó cargos directivos en la Facultad, fue Director del Instituto de Silvicultura y Prodecano en 1994. En el año 2000 fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad Austral de Chile y en esta misma fecha se retiró.

Nuevas generaciones

Finalmente, a quienes hoy día se encuentran estudiando Ingeniería Forestal, el Profesor Donoso les diría que “ésta es una gran carrera, no porque yo sea Ingeniero Forestal , sino porque en realidad tiene un importante significado en un país que es enormemente forestal, porque Chile, a pesar de que tiene un gran desierto en el norte, es básicamente forestal e indudablemente que necesita el impulso de gente nueva, de gente que llegue con entusiasmo y con fe a participar de este gran desarrollo que es posible a través del bosque, y en especial del bosque nativo”.