¿Conservar o proteger los bosques de Chile?

¿Conservar o proteger los bosques de Chile?

Dr. Oscar Thiers, académico Instituto Bosques y Sociedad, UACh.

Los bosques cumplen una serie de funciones, en su mayoría asociadas al uso directo de sus recursos, tradicionalmente madera. Sin embargo, existen muchas otras funciones que pocas veces son consideradas explícitamente: regulación del ciclo hídrico, conservación de suelos, reciclaje de nutrientes, almacenamiento de carbono, belleza escénica, fuente de productos comestibles, entre otras. Por lo tanto, a nivel de país, con 1/3 de su superficie cubierta por bosques, el cuidado de sus funciones va mucho más allá que el sólo hecho de protegerlos, sino que deben ser conservados como sistemas socio-ecológicos complejos.

La protección del bosque, en su sentido de preservación, implica su exclusión del uso pecuniario por parte de la sociedad. Incluso, en algunos casos, el uso intangible también puede verse minimizado, amparado en alguna característica particular o única. Lo anterior puede generar acciones inesperadas o no deseadas, como el abandono y su deterioro por la falta de resguardo, interés o mantención.

Los recientes episodios de grandes incendios forestales, que incluyen bosques plantados, bosques nativos, praderas, matorrales e incluso zonas rurales habitadas, han generado discusiones sobre las causas y efectos de esta catástrofe. Un enfoque centrado en el tipo de bosque causante o en el tipo de especie que favorecería el inicio y propagación de los incendios, genera una discusión parcial y errónea respecto del enfoque de conservación, que necesariamente deberá ser discutido, planificado y puesto en acción en los próximos años.

Aprovechando que el 21 de marzo fue el Día Internacional de los Bosques, señalamos que una visión más integral y, al mismo tiempo, más compleja del bosque y sus funciones debe ser considerada desde la conservación más que desde la mera protección. Así, los bienes y servicios de los bosques deben ser considerados por los diferentes actores privados y públicos para aportar desde una perspectiva de seguridad nacional, para que sus aportes al bienestar de la sociedad sean un tema central a nivel de país para las próximas décadas.

En esta línea trabaja la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad Austral de Chile formar a los ingenieros forestales, profesionales idóneos para tomar decisiones con respecto al devenir de estos recursos naturales renovables.