Creación del Servicio Nacional Forestal

Creación del Servicio Nacional Forestal

Dr. Víctor Sandoval, académico Instituto de Bosques y Sociedad, Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh.

De gran importancia para el sector forestal chileno es el proyecto de Ley que se envió al Congreso la semana pasada, con el objeto de crear el Servicio Nacional Forestal Público, que reemplaza a la actual CONAF.

Chile no contaba con una entidad estatal para este importante sector que tenga la autoridad necesaria para enfrentar los desafíos del sector forestal actual y futuro.

El proyecto de ley presentado se orienta a generar un Servicio Forestal moderno en su estructura y distribuido territorialmente en todo el país, principalmente en las zonas forestales del Chile sur-austral, con capacidad profesional para fomentar, proteger el recurso forestal y fiscalizar la actividad que se desarrollan en los bosques chilenos.

Para que se cumpla lo anterior, el Servicio Forestal deberá contar con suficientes recursos humanos, financieros y tecnológicos, que permitan lograr estas metas, desarrollando en los próximos años un sector forestal sustentable e inclusivo en todos sus ámbitos.

Es necesario que el nuevo Servicio Forestal tenga la capacidad de realizar el fomento productivo en conjunto con las empresas del sector, acompañando técnica e inclusivamente a los pequeños productores, con todos los instrumentos que nuestro país requiera. Deberá también recoger demandas relevantes de la sociedad actual, como son la protección del agua, la conservación de la naturaleza, combate a los incendios forestales y el desarrollo armónico del paisaje.

Sin duda los desafíos del sector son distintos a los que teníamos hace 30 o 40 años atrás. Ahora es necesario avanzar hacia una producción sustentable y sostenible. En este aspecto es donde los Ingenieros Forestales chilenos deberán cumplir un rol relevante y decisivo en la mantención, expansión y desarrollo futuro de estos recursos.

En resumen el nuevo servicio debe fortalecer las capacidades de la actual CONAF, institución que sin duda en los últimos decenios ha cumplido una labor encomiable en términos de fomento productivo, fiscalización de actividades silvícolas, mantención de parques y reservas nacionales, y combate a los incendios forestales.