Innovación asociativa permite escalar reproducción de Raulí

Innovación asociativa permite escalar reproducción de Raulí

Columna Dr. Fernando Droppelmann, académico Instituto de Bosques y Sociedad, Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales, UACh.

Importantes esfuerzos se han desplegado en los últimos años para buscar opciones que permitan diversificar la oferta de especies para la producción maderera, dentro de ellas, un anhelo ha sido que especies nativas puedan ser parte de esta oferta. Para que ello se pueda transformar en realidad se debe lograr que los costos de establecimiento sean competitivos, en este sentido el costo de las plantas es muy relevante; también que los ciclos de corta sean los más breves posibles (buenos volúmenes en el menor tiempo posible) y que la madera que genere la especie en cuestión sea atractiva para el mercado (industria). Dado lo anterior, se ha podido comprobar que Raulí es una de las especies nativas más atractivas para producir madera, pero la realidad indica que las plantas han sido históricamente caras y escasas, debido fundamentalmente a un problema de calidad y disponibilidad de semillas. 

Conscientes de las potencialidades y limitantes señaladas, CONAF con la Universidad Austral de Chile y la Cooperativa de Mejoramiento Genético Forestal, consideraron oportuno desarrollar un proyecto capitalizando toda la investigación desarrollada e innovando en los procesos para encontrar una opción tecnológica que permitiese generar plantas de Raulí a costos razonables, en forma sostenida y de la calidad genética adecuada para cada condición geográfica. En la UACh, en noviembre del año 2011, iniciamos con el financiamiento de Fondef, el proyecto titulado “Desarrollo de sistemas de propagación para el escalamiento operacional de material genético de Raulí”, contando con la activa participación de CONAF (institución mandante), F. Valdivia S.A., Masisa S.A., Vivero Piedra del Águila y Proplantas. Estamos muy contentos con los resultados del proyecto, ya que hemos desarrollado varios productos interesantes: 1) Protocolo para obtener semillas de cruzamientos controlados; 2) Protocolo para masificación vía propagación vegetativa; 3) Kit de marcadores moleculares (Microsatélites) para trazabilidad genética (patente solicitada); 4) Base genética de propagación de 1149 clones que están siendo probados en terreno; 5) A la fecha se han producido cerca de 400.000 plantas con la nueva tecnología de propagación. 

Actualmente se puede afirmar que la oferta de plantas puede ser independiente de la producción de semillas y a costos totalmente razonables, que son dependientes de la escala de producción y no de la disponibilidad de semillas.

Finalmente, es importante señalar que los magníficos resultados en propagación alcanzados con Raulí han sido posibles gracias a la experiencia que con anterioridad se había tenido con Pino radiata y Eucalyptus globulus, es decir, intentar realizar hace 20 años atrás lo que hicimos hoy, habría sido casi imposible. Éste es un ejemplo de que el mundo de las especies exóticas y nativas son complementarios y no antagónicos.