Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio amplía laboratorios

Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio amplía laboratorios

Los Laboratorios de Ecología de Bosques, Ecoinformática y Ecofisiología para la Conservación de Bosques cuentan con nueva infraestructura que facilitará el trabajo colaborativo y fortalecerá la investigación.

El Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh  inauguró nuevos espacios con los que cuentan los Laboratorios de Ecología de Bosques, Ecoinformática y Ecofisiología para la Conservación de Bosques (LECOB).


Para el Profesor Mauro González, a cargo del Laboratorio de Ecología de Bosques, los principales cambios en infraestructura consistieron en un mejoramiento del espacio de trabajo, donde se habilitaron muebles para el almacenaje y organización de documentos, equipos y material de laboratorio y terreno. “Esto es muy favorable para el equipo humano, ya que un buen entorno para trabajar promueve buenas relaciones interpersonales  y estimula la productividad haciendo del laboratorio un espacio más ameno y eficiente”, indicó el académico, quien junto a su equipo se encuentra ejecutando el Proyecto FONDECYT 1171400.

La ampliación de esta área ha permitido, según la postdoctorante Camila Tejo,  una mayor interacción entre los diferentes miembros del laboratorio. “Asistentes de investigación, tesistas de pre y postgrado, alumnos en práctica y postdoctorante compartimos el espacio de trabajo, lo que estimula y enriquece el crecimiento personal y profesional del equipo”.


En el caso del Laboratorio de Ecoinformática, gracias a dos Proyectos CONICYT en desarrollo, FONDEF ID15I10313 y FONDECYT 1161280, este espacio cuenta con más personal trabajando y hasta la fecha, seis tesistas de pregrado las carreras de Ingeniería en Conservación de Recursos Naturales, Geografía e Ingeniería en Informática. “Los nuevos espacios son útiles para separar las áreas de trabajo colaborativas de las de trabajo individual. En la primera sala hay pantallas que permiten proyectar y pizarras en los muros. La segunda sala corresponde a un espacio más acogedor para poder concentrarse. Esto hace más fluido, agradable y productivo el trabajo”, comentó el académico Horacio Samaniego, quien además agregó que esto permitirá incorporar nuevos equipos de visualización. 


Por su parte el profesor Rafael Coopman indicó que la ampliación del Laboratorio de Ecofisiología para la Conservación de Bosques se propició a raíz del proyecto FONDECYT 1171640 a su cargo, el cual, durante 4 años,  considera el trabajo de seis memoristas de pregrado, un estudiante de doctorado, una postdoctorante, además de la formación de otros profesionales.


“Nuestro Laboratorio se amplió un tercio de la superficie, pero la principal ventaja es que ahora tenemos un espacio amplio y consolidado, que nos permite operar mucho mejor con la diversidad de equipos fisiológicos que usamos. En este sentido, este espacio propiciará el uso sinérgico del equipamiento actual entre los integrantes del LECOB, así como del recientemente adquirido equipo LI-6800F, que es el sistema de fotosíntesis más avanzado tecnológicamente del mundo, siendo su adquisición y la posibilidad de su uso adecuado en laboratorio muy relevante para nosotros”, explicó el Dr. Coopman.