El potencial de las astillas como combustible sustentable en el sur de Chile

El potencial de las astillas como combustible sustentable en el sur de Chile

Columna opinión Rodrigo Labbé, investigador Instituto de Bosques y Sociedad, Fac. Cs. Forestales y Recursos Naturales.

En la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh distintos equipos de trabajo han desarrollado proyectos para cuantificar y caracterizar fuentes de biomasa disponibles para la producción de energía renovable y estudiar alternativas de plantaciones mixtas para producción forestal y dendroenergética simultánea. También se han llevado a cabo proyectos de difusión tecnológica para empresas de leña certificada e industrias de la madera de la región de Los Ríos, con el fin de apoyar su transición hacia combustibles de madera diferentes a la leña y el uso de tecnologías más eficientes y limpias para calefacción.


El Núcleo de Investigación en Tecnologías Energéticas Innovadoras (INVENT) de la UACh, integrado por las Facultades de Cs. de la Ingeniería, Ciencias, Cs. Agrarias y Cs. Forestales y Recursos Naturales, permite continuar este trabajo, integrando la producción de biomasa con los sistemas de calefacción limpios y la eficiencia energética en la construcción.


Los datos indican una alta disponibilidad de biomasa en el centro-sur de Chile, y puede provenir del manejo del bosque nativo con potencial productivo, de la recuperación de residuos del manejo de plantaciones forestales y residuos de la industria de la madera. Ésta puede ser usada para producir astillas para plantas de calefacción central de edificios residenciales, colegios y hospitales, y plantas de calefacción distrital que conectan a varios edificios. El reemplazo de combustibles fósiles como el gas y el diésel por astillas reduce las emisiones de gases de efecto invernadero. Las calderas modernas requieren una astilla de calidad (secas, sin impurezas y de tamaño homogéneo), tienen un funcionamiento automático, una alta eficiencia térmica y muy bajas emisiones. Para plantas de calefacción de mediano y gran tamaño es más económico utilizar astillas que pellets, sobre todo en ciudades como Valdivia que cuenta con una oferta cercana de astillas. Sin embargo, existen desafíos de coordinación entre productores de biomasa, empresas que instalan y mantienen plantas térmicas y los usuarios, para que esta opción pueda alcanzar un mayor nivel de penetración.


El mejoramiento del aislamiento térmico en la construcción aumenta el confort térmico y reduce el consumo de energía. La normativa que entró en vigor en 2019 en Valdivia aumenta la exigencia de aislamiento térmico en la construcción de nuevos edificios; no obstante, es fundamental ampliar estas medidas en viviendas y edificios existentes. La combinación de sistemas de calefacción altamente eficientes y limpios en edificaciones bien aisladas reduce el costo al disminuir tanto la potencia de la caldera requerida como el consumo de combustible.